Home/Historias/La humanidad en nuestro vientre

La humanidad en nuestro vientre

Cuando Noa está tomando lechita para dormir, normalmente aprovecho para descansar un poco; pero no siempre es posible. Me gusta tomar ese tiempo en el que estoy inmóvil por obligación y medito, hablo con Dios, hago lista de pendientes o sólo me pongo a filosofar. Bueno, ahora también escribo un poco.

Y pienso en Noa en mi vientre, pienso en mí en el vientre de mami y en mami en el vientre de Ita (mi abuelita). Me provoca mucho asombro.

Cierto día estaba mi esposo contemplándonos a Noa y a mi, tiradas en la cama, Noa tomando lechita de mi pecho. “Es que a usted le tocó poder sentirla en su vientre, parirla y ahora nutrirla”, me decía con cierto celo y nostalgia.

Sí, nos tocó a nosotras las mujeres. Fuimos elegidas para cargar en nuestros vientres a la humanidad. Al presidente, la ingeniera, el médico, la maestra, el barre caños, la deportista, el inventor, la política, el cantante, la ama de casa, el gerente, la administradora, al ladrón, la criminal, a los felices, los tristes, los locos, los que hicieron algo y los que pasaron desapercibidos. A todos y todas.

“Así como tú no sabes cuál es el camino del viento ni como crecen los huesos de la madre encinta, así también ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas” -Eclasiastés.

Es un misterio. La maternidad es un maravilloso misterio y para mí una bendición.

By | 2018-03-02T09:54:22+00:00 marzo 2nd, 2018|Historias|1 Comment

One Comment

  1. Vania Escalante marzo 2, 2018 at 11:56 pm - Reply

    Muy hermoso Raquel, te felicito!

Leave A Comment